Ingredientes para acompañar

Es inherente a nuestra condición humana prestar ayuda, movilizarnos acompañar, brindar consuelo cuando estamos en presencia de alguien con diagnóstico oncológico que presenta dolor, dentro de nuestras posibilidades y si estamos disponibles.

Cada parte de nuestro ser está conectado con lo que pensamos, sentimos y hacemos. Con el dolor físico coexiste el dolor emocional, alimentado con toda una serie de pensamientos y emociones que incrementan su intensidad y duración.

He aquí algunas recomendaciones para acompañar efectivamente en medio del dolor:

1. Aceptar como cierto la presencia del dolor. No somos agentes corroboradores de información. Para una persona que está pasando una situación dolorosa, de duelo, la comprensión y respeto por parte de los demás hacia su dolor es crucial en el recorrido de sus días y para su calidad de vida. No necesita que se le diga: “sensible, exagerado, cálmate, eso no es dolor, no es para tanto”.

2. Medir el dolor. Las escalas subjetivas del dolor, siendo “0” cero, la ausencia total del dolor y “10”, diez lo máximo de la escala son efectivas para conocer la gravedad del mismo según la persona que lo siente.

3. A moverse. Mover la mente que está pasando por el dolor es una herramienta útil para serenarse. Salir a caminar, llevar sol, iniciar rutinas que conlleven mover el cuerpo, dentro de las posibilidades que cada quien.

3. Conservar la calma (del que acompaña) mediante la respiración pausada, se inhala y se exhala por la nariz para evitar añadir más angustia a la existente, solo así puede acompañar a que la persona que vive un duelo, por separación, por migración, por lo que la persona considere que ha perdido.

4. El dolor emocional se refleja también en el físico. Ambos no permiten en su fase crítica ver el futuro, las crisis de dolor hacen que la persona se concentre en el aquí y ahora por tanto, por tanto cada minuto será crucial brindar frases que afirmen y contengan como: “Estoy aquí contigo, este dolor que sientes pronto va a pasar”.

5. Buscar ayuda especializada para incrementar las herramientas que permitan abordar estas las situaciones difíciles.

Lo necesario para acompañar son personas que vibren con el dolor de los demás, que estén dispuestos y disponibles; eso significa que se encuentran cuando se les necesita, que no condicionan la ayuda, que sienten y se dan cuenta.

Carla Cecilia Burgos Farfán

1 comentario en “Ingredientes para acompañar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio